La imagen puede contener: cielo, nubes y exterior

Por: Pipo Rossi

El grupo yihadista “Al Qaeda” había surgido, en el marco de la Guerra de Afganistán contra la invasión soviética, a finales de la década del ´80. Por ello, se especuló sobre “si su creación no tuvo que (ver directa o indirectamente) con las centrales de inteligencia estadounidenses, que años antes habían financiado a los talibanes”. Sea como fuera, “la unidad radicalizada rompió, desde los años ´90, cualquier vínculo con Occidente y comenzó una serie de atentados en embajadas estadounidenses”.

Finalmente, el 11 de Septiembre de 2001 (durante la Presidencia de los Estados Unidos del Señor George W. Bush), se inició un día caluroso en Nueva York. Allí, “un grupo de terroristas, localizados en puntos clave de los aeropuertos principales del país, lograron tomar distintos aviones de la línea comercial American Airlines”. Su finalidad era “atacar el World Trade Center (centro del poder económico), el Pentágono (centro del poder militar) y el Capitolio (centro del poder político)”. Así, el primer blanco fue el "World Trade Center", donde impactaron los vuelos 11 y 175 (de American Airlines) contra las “Torres Gemelas”, provocando la muerte de 2750 personas. “El primer impacto se dio a las 8:46 de la mañana contra la Torre Norte, mientras el segundo fue a las 9:03 de la mañana en la Torre Sur, siendo ambas notablemente afectadas aunque la altura del impacto no fue la misma”. A causa del impacto a mayor altura, “la Torre Sur es la primera en sucumbir ante la mirada de miles de neoyorkinos”. Posteriormente, “a las 10:28 cayó la Torre Norte, finalizando el ataque allí”.

Paralelamente, “el avión dirigido contra el Pentágono provocó la muerte de decenas de personas (pero hasta el día de hoy es el más cuestionado, puesto que las fotografías dejan enormes dudas sobre una posible explosión interna en el propio edificio)”.

En cuanto al cuarto avión secuestrado, “fue derribado antes que pudiera llegar a la Casa Blanca”.

Por este accionar, “unas 3.000 personas perdieron la vida oficialmente, de los cuales cientos fueron personal bombero y policial que trabajaban en tareas de evacuación”.

Hay dos puntos inevitables de abordar sobre el ataque:

-Primero, “establecer que las torres fueron efectivamente derribadas por el accionar (desechando ideas de bombas dentro del edificio)”.

-Segundo, “el ataque al Pentágono es por lejos el más dudoso, ya que hay material de sobra que lleva a creer que realmente en este caso si hubo una voladura intencional”.

-Tercero, “desde mayo del 2001 la CIA había presentado informes al Presidente George W. Bush del atentado que se aproximaba pero este tras reunirse con sus comités de inteligencia desecho la idea (quizá buscando excusas necesarias para una nueva contienda que los grandes lobbys económicos necesitaban ante la política de pasividad en los 90’ de los norteamericanos)”.

Más tarde, como consecuencia del atentado fue invadida Afganistán (para buscar a Bin Laden, líder de Al Qaeda) y, luego, Irak (por apoyar a Bin Laden y haber sido cómplice de aquel ataque además de poseer “armas químicas”). Además, tras el 11-S, “numerosos Gobiernos aprobaron leyes antiterroristas o endurecieron las ya existentes, particularmente de cara al terrorismo islámico”. También, “los servicios de seguridad e inteligencia de varios países arrestaron a personas relacionadas con células varias de al-Qaeda, mientras la seguridad aeroportuaria cambió para siempre”.