La imagen puede contener: 6 personas, personas de pie y barba

El Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa informó que va “a tomar todas las medidas gremiales que sean necesarias y se declara en estado de alerta y movilización permanente para reclamar el freno de las políticas erráticas con la urgencia de reencauzar el crecimiento de la cuenca y del país”. El gremio denunció 1.000 suspensiones y riesgo de despidos. 

Un parte de prensa gremial, detalla que “La fijación del precio del barril de crudo, las retenciones a las exportaciones de crudo y el congelamiento del mercado de combustibles dieron un martillazo a la única actividad -junto al agro- que generó ingresos reales para el país”.

“Ante esta situación de cambio permanente de reglas de juego y destrucción de garantías jurídicas, las operadoras como YPF, Vista o Tecpetrol no consiguen financiamiento para proyectos de desarrollo y sus cotizaciones caen en picada”, agrega el escrito.

Luego acusa: “Las empresas de servicios se ven obligadas a bajar equipos y suspender personal. En esta condición se encuentran San Antonio, Schlumberger, Baker o Calfrac por mencionar algunas de las más importantes que se encuentran en un escenario imprevisto y sin salida. Además del pesado azote impositivo, las PYMES están al borde de la quiebra al ver pesificados sus contratos a un valor muy por debajo del que indica el mercado. Sus cadenas de pagos están paradas y no pueden financiar sus operaciones, cumplir contratos, ni pagar sueldos”.

En la misma línea detalla que “La actividad hidrocarburífera en la cuenca está frenada y no se ven soluciones de parte de un Gobierno nacional que tomó medidas que atentan al trabajo y la producción. Más de mil suspensiones, riesgo de despidos y bajas de equipos en la última semana son el resultado de todos los acuerdos incumplidos por parte de quienes deben garantizar las condiciones para que crezca el país”.

Finalmente puntualiza que “Ante esto, el cuerpo de delegados de la organización, facultó a la Comisión Directiva del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa a tomar todas las medidas gremiales que sean necesarias y se declara en estado de alerta y movilización permanente para reclamar el freno de las políticas erráticas con la urgencia de reencauzar el crecimiento de la cuenca y del país”.