La imagen puede contener: multitud y exteriorEmitieron un documento en el que piden la medida a las centrales sindicales, con el fin de "imponer un programa que priorice las demandas del pueblo trabajador".

Los partidos que integran el Frente de Izquierda-Unidad emitieron una declaración en la que reclamaron la convocatoria a "un paro de 36 horas con movilización" por parte de las centrales sindicales.

Se debe implementar una salida obrera y popular partiendo de la defensa del trabajo, los salarios, la vivienda popular, la salud y la educación”

El documento, que cuenta con la adhesión del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), el Partido Obrero (PO), la Izquierda Socialista (IS) y el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), sostuvo que "es necesario romper con el FMI y dejar de pagar la deuda externa".

Los espacios de la coalición plantearon que "la crisis la paguen los que la provocaron: los capitalistas y se imponga un plan económico favorable a las grandes mayorías que solo podrá ser sostenido por un gobierno de trabajadores". Y se mostraron dispuestos "a promover desde todos los lugares de trabajo asambleas y plenarios de delegados en el movimiento obrero, para imponer y ejecutar este programa".

El Frente adelantó que convocará junto al sindicalismo combativo a una marcha hacia la Plaza de Mayo para la próxima semana.