Los Reds, campeones de la Champions League, vencieron a Chelsea, campeón de la Europa League, 5-4 por penales tras igualar en dos tantos, en el encuentro que se disputó en en Estambul, Turquía, y se quedaron con la Supercopa de Europa.

Liverpool derrotó a Chelsea -ambos de Inglaterra- por penales 5 a 4, tras igualar 2 a 2, y obtuvo la Supercopa de Europa, trofeo que disputaron los ganadores de la Champions League y Europa League, respectivamente.

El senegalés Sadio Mané (3m.ST y 5m.PTS) marcó los goles de Liverpool; el francés Olivier Giroud (36m.PT) y el italiano Jorginho de penal (11m.PTS) los de Chelsea.

En la tanda de penales para Liverpool convirtieron los brasileños Roberto Firmino y Gabinho, el belga Divock Origi, Trent Alexander-Arnold y el egipcio Mohamed Salah. Para Chelsea lo hicieron Jorginho, Ross Barkley, Mason Mount y el italiano Emerson, y Tammy Abraham falló el quinto penal.

El arquero español Adrián San Miguel, quien era agente libre hace dos semanas, fue el héroe de la jornada al atajar el último penal. Liverpool lo fichó a último momento y jugó porque Allison Becker se lesionó hace una semana.

El partido se jugó en el estadio Vodafone Park de Estambul, Turquía, y fue arbitrado por la árbitro francesa Stéphanie Frappart, que se convirtióen la primera mujer en dirigir una final masculina de un torneo UEFA.

Para Liverpool esta es la cuarta Supercopa de Europa, tras las consagraciones de 1977, 2001 y 2005.