Defensa y Justicia sufrió en demasía, pero pese a perder en la altura de Quito por 1 a 0 frente a El Nacional de Ecuador, avanzó a los Octavos de Final de la Copa Sudamericana.

El equipo argentino perdió en la revancha al mostrarse impotente y sin creatividad para generar riesgo ante El Nacional, cuyo gol anotó Daniel Angulo al minuto 19. En la siguiente rueda de la Sudamericana, Defensa y Justicia enfrentará al ganador de la llave entre el uruguayo Boston River y el argentino Banfield, que cayó por 1-0 en la ida. El desquite está programado para el miércoles.

Los militares de El Nacional encendieron el pizarrón con el tanto de Ángulo, quien sin contratiempos remató con la derecha una devolución desde la última línea de su compañero Angel Gracia, que alcanzó un pase largo que originó el gol.

El equipo de las Fuerzas Armadas confinó a los halcones argentinos en su propio terreno, pero le fue imposible romper el cerrojo para remontar la eliminatoria. "La cancha nos quedó muy larga, el esfuerzo que debíamos hacer era muchísimo para defender, y cuando debíamos atacar no teníamos fuerza. Pero creo que el equipo se lleva una justa clasificación, porque la diferencia en Argentina podía haber sido más grande", dijo el portero Ezequiel Unsain.

El Nacional puso a correr a sus laterales para apretar al Defe, para el que la Sudamericana es hasta ahora su única competición internacional, y en la que interviene por segundo año consecutivo.

Arrinconados, los vardeamarillos soportaron los intentos de los locales, liderados por Angulo y con la compañía de Jorge Ordóñez, Alejandro Villalva, Luis Segovia y Adolfo Muñoz. Defensa y Justicia apenas si pudo crear algún peligro con un disparo cruzado y desviado de Leonel Miranda, hacia los 21.

En la etapa complementaria se mantuvo vigente la superioridad del juego de los puros criollos, sin la contundencia requerida para ampliar la necesitada victoria. Al minuto 46, los visitantes reemplazaron al ariete Eugenio Isnaldo por el zaguero Rafael Barrios para sostener con los dientes la diferencia de goles que finalmente les dio el boleto a octavos.

El técnico de la máquina gris, el uruguayo Eduardo Jorge Favaro, retiró a su vez al mediocampista Alejandro Villalva para que actiuara el delantero Miguel Parrales en los últimos 26 minutos, pero no fue suficiente.

Unsain también puso lo suyo para evitar un amplio triunfo militar en el estadio Olímpico Atahualpa de Quito, que resultó frío como el clima imperante, y el árbitro paraguayo Eber Aquino empezó a amonestar a partir de los 73 minutos para prevenir una escalada de acciones bruscas cuando el tiempo apremiaba.

El cotejo fue "realmente muy complicado, creo que un poco más de lo que esperábamos. En la antesala del partido habíamos planeado generar un poco más de situaciones de gol porque sabíamos que el rival, ante la necesidad de buscar el resultado, probablemente se desordenara un poco atrás. Pero el campo nos quedó muy grande, más allá de que fuimos un equipo muy comprimido para defender", manifestó Unsain.