El Halcón de Varela se impuso ante el Lobo 4-3, tras igualar 1 a 1 en el estadio de Temperley, y clasificó a los octavos de final de la Copa Argentina donde podría tener como rival a Independiente, siempre y cuando el equipo de Avellaneda elimine a Patronato.

Marcelo Herrera (47m.pt) abrió el marcador para Defensa e igualó Maximiliano Comba (13m.st). En los penales para Defensa convirtieron Nicolás Fernández, Gonzalo Piovi, Nicolás Tripichio y Alexis Castro.

Para Gimnasia lo hicieron Matías García, Brian Mansilla y Pablo Velázquez, minetras que Ezequiel Unsain atajó los remates de Horacio Tijanovich y Victor Ayala. El encuentro se jugó en el estadio de Temperley y fue arbitrado por Ariel Penel.

Fue mejor Defensa en el primer tiempo, con mayor tenencia del balón, buena distribución por parte de Lucas Villarruel, la movilidad de Ignacio Aliseda y Bautista Merlini, y las proyecciones de Rafael Delgado por izquierda.

Llegó con un centro cerrado de Marcelo Benítez que exigió a Alexis Martín Arias y con un remate de Aliseda que se desvió al tiro de esquina. Gimnasia apostó al contragolpe, a través de Matías García, y por esa vía tuvo la mejor oportunidad de gol, luego de una buena combinación entre Mussis y el propio García que no pudo definir Nicolás Contín.

Insistió Defensa y llegó con otro disparo de Aliseda desviado y uno de Merlini que sacó abajo Arias. Hasta que sobre el cierre Herrera "peinó" un tiro libre de Villarruel y abrió el marcador. El complemento cambió por la rápida expulsión de Herrera, por una fuerte falta a García.

Allí Gimnasia tomó el control y llegó al empate, tras una asistencia de Tijanovich a Comba, que definió cruzado. Siguió siendo más el Lobo e hizo lucir a Unsain, que tapó un envío de Ayala y un cabezazo de Leonardo Morales.

Y sobre el final tuvo otras dos ocasiones claras, primero con un disparo cruzado de Ayala que nadie alcanzó a conectar y luego con un cabezazo de Leonardo Morales que sacó Unsain en el ángulo superior izquierdo. Después, en la tanda de penales, festejó Defensa.