No hay ninguna descripción de la foto disponible.Por: Pipo Rossi

Los fieles de la Argentina celebrarán este fin de semana la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo (Corpus Christi), conmemorando la institución de la Eucaristía, que constituye el centro de la liturgia y del culto de la Iglesia católica.

Los obispos del país celebrarán la fiesta en sus catedrales.

Este fin de semana la Iglesia celebra la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo (Corpus Christi), conmemorando la institución de la Eucaristía que Jesús realizó en la Última Cena y que constituye el centro de la liturgia y del culto de la Iglesia católica.

El Jueves Santo, el día propio de la Eucaristía, fue una fiesta incompleta debido a la misma naturaleza de la Semana Santa en la que prevalece el recuerdo de la Pasión y Muerte del Señor.

En la fiesta del Corpus Christi, en cambio, la Iglesia la celebra con solemnidad y pompa.

A la misa se agrega una procesión pública con el Santísimo Sacramento, presidida por los obispos en las catedrales y por las máximas autoridades eclesiásticas en cada lugar.

En cada diócesis del país, los prelados esperan una gran concurrencia de fieles para esta celebración y expresión pública de fe.

 Marcha juvenil y procesión en Buenos Aires

En Buenos Aires, el sábado 22, la jornada será protagonizada por los jóvenes que marcharán desde Plaza Miserere, en Once, hasta la Plaza de Mayo para acudir juntos a la misa.

A las 15.30 dará comienzo la Eucaristía presidida por el cardenal Mario Aurelio Poli, en las puertas de la catedral metropolitana. Con el purpurado porteño concelebrarán los obispos auxiliares y miembros de los cleros diocesano y religioso de la arquidiócesis.

Al finalizar la celebración eucarística, se realizará la procesión tradicional con el Santísimo Sacramento alrededor de la Plaza de Mayo y a su término el cardenal Poli impartirá la bendición eucarística.

El Corpus Christi (en latín, "Cuerpo de Cristo") , es una fiesta de la Iglesia católica destinada a celebrar la Eucaristía.

Su principal finalidad es proclamar y aumentar la fe de los creyentes en la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento, dándole públicamente el culto de adoración el jueves posterior a la solemnidad de la Santísima Trinidad que a su vez tiene lugar el domingo siguiente a Pentecostés es decir, el Corpus Christi se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección.

El origen de la fiesta del Corpus Christi se encuentra a fines del siglo XIII en Lieja (Bélgica) en torno a la Abadía de Cornillón y su priora, Santa Juliana de Mont Cornillón, que tenía gran veneración por el Santísimo Sacramento y logró permiso para hacer una celebración especial en su honor que pronto se extendió a toda Alemania. Casi 20 años después, en Bolsena (Italia), se produjo lo que los católicos llaman el milagro de Bolsena: un sacerdote que tenía dudas de que Jesucristo estuviera realmente en la Eucaristía estaba celebrando misa cuando brotó sangre de la hostia.

La fiesta de Cornillón y el milagro de Bolsena llevaron al papa Urbano IV a instituir el Corpus Christi en 1264 en la bula Transitururs de hoc mundo, donde se establecía que se celebrara el jueves después de la octava de Pentecostés, es decir, 60 días después del Domingo de Resurrección. De ahí el refrán español "tres jueves tiene el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión".

En muchos países, se trasladó la fiesta al domingo y en España dejó de ser festivo en 1989 pero algunas ciudades como Sevilla, Marchena (Sevilla), Granada, Ponteareas (Pontevedra) y Toledo mantienen la tradición de celebrarlo el jueves. Este año, el papa Francisco romperá con siete siglos de tradición y celebrará la misa del Corpus el domingo.

Esta fiesta se celebra en toda América Latina y en gran parte de Europa, especialmente en España, Alemania, Austria, Croacia, Liechtenstein, Polonia, Portugal, San Marino y Suiza.

En la Repùblica Dominicana es dìa no laborable, que festeja la Iglesia Catòlica , las iglesias católicas suelen estar decoradas con hermosos arreglos florales llevadas por los creyentes para las distintas misas celebradas durante el día en las iglesias.