Una chiquita de 14 años que salía del natatorio municipal vivió una grave situación cuando un hombre la siguió por la vía pública intentando agarrarla mientras le pedía que lo espere. Asustada la chiquita se metió en una panadería pero el acosador también ingresó al lugar y habló con la empleada que le dio protección: "es mi hija", le dijo. La mujer no le creyó, llamó a policía y el hombre fue demorado.

De acuerdo al relato que realizó una familiar de la joven, la chiquita salió este miércoles alrededor de las 14,30 del natatorio municipal de Cutral Co caminando por Elordi hasta Avenida del Trabajo y allí dobló hacia Carlos HH Rodríguez.

En la esquina con Tucumán apareció el acusado de acoso. "Ella no lo conoce. Este hdrmp la siguió una cuadra diciéndole cosas e intenando agarrarla. La decía que la espere, que él la llevaba. Ella se asustó pero fue corriendo y se metió en la panadería Via Benetto donde le contó a una empleada que la contuvo hasta que llegamos a buscarla".

La situación fue denunciada en sede policial. Según se supo, el hombre ingresó instantes después de la jovencita a la panadería y pidió que se la entregaran porque era la hija. La empleada llamó a la policía que logró detener al señalado y lo trasladó a la comisaría 14. Se dio intervención a fiscalía que abrió una investigación judicial.