Mediante un proceso de mediación penal que estuvo a cargo del Ministerio Público Fiscal, se resolvió ayer y luego de una semana de reuniones, un conflicto surgido entre representantes del municipio de Zapala y dirigentes del gremio estatal ATE.

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

El acuerdo contempló básicamente dos puntos: la conformación de una mesa técnica entre representantes del municipio, ATE y los demás gremios vinculados a la comuna, para definir un sistema de cálculo de liquidación de la antigüedad a los/as trabajadores; y el pago de un bono de 2.500 pesos para los/as empleados municipales.

La intervención de la oficina de Mediación y Conciliación Penal de Zapala comenzó el pasado 3 de abril, por pedido de la fiscal jefa Sandra González Taboada. Fueron parte del proceso los/as mediadores Marisa Huinca y Gabriel Tubio, quienes, bajo la supervisión de la subdirectora del área Cecilia Basterrechea y el del director Ulf Nordenstahl, realizaron un abordaje aplicando el Protocolo de Conflictos Públicos Complejos con que cuenta el Ministerio Público Fiscal.

El conflicto surgió tras una protesta del gremio ATE, que derivó en una denuncia penal de las autoridades municipales porque bloquearon el ingreso y la salida del edificio del corralón municipal.

El pasado 5 de abril se había firmado una primera acta, mediante el cual el gremio levantó el bloqueo y comenzó una mesa de negociación con las autoridades municipales facilitada por los/as mediadores. Desde ese día las partes trabajaron en forma diaria hasta ayer, que firmaron el acuerdo que permitió la solución del conflicto.