El nivel de desempleo seguirá en alza y rondaría el 11% al cierre del segundo trimestre del corriente año, mientras que la inflación cerraría 2019 en torno al 35%, según el último informe de análisis económico sobre la situación Argentina elaborado por el banco BBVA.

El informe -elaborado por los economistas Marcos Dal Bianco, María Celeste González, Adriana Haring, Mario Iparraguirre, Juan Manuel Manias y Gloria Sorensen- sostiene que si bien "las metas fiscales y monetarias del programa acordado con el FMI se han cumplido con holgura, liberando los desembolsos previstos, los resultados en materia de estabilización cambiaria e inflación han resultado efímeros".

"En el contexto actual de alza de las expectativas de inflación, es probable que las tasas se mantengan elevadas la mayor parte del año, lo cual introduce un sesgo a la baja en nuestras previsiones de crecimiento", señaló el BBVA, al proyectar para 2019 una contracción de la actividad económica de 1,2% -dos décimas más que en el informe anterior- debido a la política de mayor endurecimiento monetario que lleva adelante el Banco Central.

Para la entidad bancaria, recién en el cuarto trimestre del corriente año "la economía estará creciendo al 2,1% interanual con un consumo privado haciéndolo al 3,9%".

En tanto que, "una vez despejada la incertidumbre electoral y estabilizadas las variables financieras, es de esperar que la economía crezca 2,5% en 2020, pese a la política fiscal contractiva, en la medida que se recupere la inversión y el consumo privado y la demanda externa impulse las exportaciones".

En este marco, el tímido crecimiento de la economía -a criterio del BBVA- "será insuficiente para reactivar el empleo (que se contrajo en el cuatro trimestre de 2018) y la oferta de trabajadores continuará creciendo por encima de la demanda impulsada además posiblemente por la necesidad de suplementar ingresos familiares con un "trabajador adicional" ante la fuerte caída de los salarios reales de 2018".