Gracias a una soberbia definición del talentoso Diego “Cachete” Morales, Tigre eliminó ayer a Guillermo Brown de Puerto Madryn, de la Primera B Nacional, en los 32avos de final de la Copa Argentina, al vencerlo por 1-0 en la cancha de Morón.

El conjunto de Victoria se enfrentará por los 16avos de final con Central Córdoba de Santiago del Estero, que el martes dio el golpe al eliminar por penales a Vélez.

De entrada, Tigre mostró una marcada superioridad sobre Guillermo Brown, porque se hizo cargo de la posesión, manejó la pelota con criterio y mucha movilidad, ante una defensa pasiva.

El arquero del equipo chubutense Sebastián Giovini fue el protagonista de esos primeros 25 minutos, con un par de intervenciones para ahogar el primer grito del partido. Pero nada pudo hacer ante el golazo de Morales, que tras una triangulación con Ramírez y González, enganchó hacia el medio y metió una rosca hermosa al ángulo izquierdo de Giovini.

La diferencia pudo haber sido más grande para Tigre, pero tanto González como Menossi, otro de los puntos altos del equipo de Ledesma, fallaron increíblemente frente al arco de Brown. En el complemento, el trámite del partido no se modificó, pero como Tigre no podía cerrarlo, cada pelota parada era un peligro supremo para Julio Chiarini, que no había tenido intervención hasta ese momento.

Sobre los 22 minutos, Chiarini rechazó con los puños un centro desde un tiro libre de la derecha, y Tigre salió rápidamente de contragolpe, Ramírez llegó hasta el borde del área y fue frenado bruscamente por Moreno, que vio la roja por parte del árbitro Abal. Giovini se vistió de bombero para salvar a Guillermo Brown una y otra vez ante los intentos de los jugadores de Tigre para sentenciar la clasificación.

Solo por eso, los de Victoria tuvieron que esperar hasta el pitazo final para asegurar su boleto a los 16avos de final de la Copa Argentina.