Raúl Seoane, director del ENIM informó que hubo una charla directa con los gerentes de Pampa Energía para reencauzar la relación y admitió que hubo algunos teléfonos descompuestos. “A partir de ahora nos da la posibilidad de pedir una serie de cosas que no estaban incluidas en el contrato original, por ejemplo toda esta cuestión de las empresas locales”, explicó.


Seoane, tras la reunión con los concejales, afirmó que “Ayer nos reunimos con la gente de Pampa que por fin tuvimos interlocutores varios en cuanto a la posibilidad de charlar de la cuestión personal – empresa”.
Al respecto detalló que “Se complicó en la transferencia de Petrobrás a Pampa hubo algunos teléfonos descompuestos, nuestras comunicaciones tenían que ser a través de papeles y no cara a cara, afortunadamente después empezó a ablandarse cuando empezaron a entender que este yacimiento no es un yacimiento que una empresa se la compra a otra, es producto de la lucha social, entonces nosotros tenemos 50 mil personas a las que tenemos que darle respuesta. Se empezó a entender que en el Mangrullo tienen que trabajar gente y empresas de estas localidades”.
Más adelante aclaró que “El convenio habla del 85 % de mano de obra local y dice que a igualdad de ofertas preferentemente se tendrán en cuenta a empresas locales. Este nuevo encuentro que se firma a nosotros nos da una ventaja comparativa muy importante”.
“Estamos frente a una oportunidad muy importante, es un punto de quiebre en el contrato que teníamos con ellos, que era hasta el 2025 porque a partir de ahora nos da la posibilidad de pedir una serie de cosas que no estaban incluidas en el contrato original, por ejemplo toda esta cuestión de las empresas locales”, dijo.