La imagen puede contener: una persona, barba y textoPor: Mg Pipo Rossi

El Doctor Don Aristóbulo del Valle nació, en Dolores (Provincia de Buenos Aires), el 15 de Marzo de 1845, siendo hijo de la Señora Doña Isabel Valdivieso Correa y el Coronel Don Narciso del Valle (que había sido Edecán del Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas).

Más tarde, "participó de la Guerra del Paraguay" y, luego, se graduó de "Abogado".

Posteriormente, se desempeñó como Profesor de Derecho Constitucional en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. "Sus clases llegaron a hacerse tan famosas en la ciudad, que congregaron a estudiantes, intelectuales y personas ajenas a la institución que querían oír sus reflexiones".

Más tarde, ingresó en la actividad política siguiendo al Doctor Don Adolfo Alsina, Jefe del Partido Autonomista de la Provincia de Buenos Aires. Así, entre 1873 y 1876, fue electo como Diputado Nacional (renunciando en 1874) y, entre 1877-1886 y 1886-1895, Senador Nacional (renunciando en 1890). Durante su gestión como legislador, "impulso innumerables leyes, muchas de ellas sancionadas, como las destinadas a la construcción y desarrollo de los ferrocarriles" Además, "fue un precursor de la nacionalización estatal de los servicios públicos".

Paralelamente, en 1889, fundó, junto al Doctor Don Leandro Alem, la Unión Cívica (UC) y, en 1890, participó de los movimientos políticos para derrocar al Presidente de la República, Doctor Miguel Juárez Celman. Así, el 29 de Mayo, denunció, en el Congreso de la Nación, "la emisión de papel moneda clandestina por parte del Gobierno Argentino", señalando que era ésta "la causa principal de la gravedad que había alcanzado la crisis". Poco después, participó de la Revolución del Parque de Artillería, cuya Junta Revolucionaria integró junto al Doctor Don Alem, "lo que le trajo como consecuencia el quedar apartado de su banca de Senador Nacional".

Al año siguiente, en 1891, acompañó al Doctor Don Alem en la fundación de la Unión Cívica Radical (UCR).

Más tarde, en 1892, el Doctor Don Luis Sáenz Peña, Presidente de la República, lo convocó para desempeñar el Ministerio de Guerra, "con funciones extraordinarias cercanas a un Primer Ministro".

Allí, tuvo que afrontar la Revolución Radical de 1893.

Finalmente, afectado por la diabetes y la insuficiencia cardíaca, falleció, en su oficina en la Facultad de Derecho, el 29 de Enero de 1896, a los 50 años. Tras su muerte, "fueron publicados algunos de sus trabajos, discursos y participaciones parlamentarias y sus restos depositados en el Pabellón de los Caídos en la Revolución del 90, en el Cementerio de la Recoleta".