Una de las viviendas allanadas esta tarde en calle Colón del barrio Brentana, tenía muchas manchas de sangre y mucho desorden. Allí habría comenzado a desarrollarse el enfrentamiento que terminó con los tres heridos de bala.

El domicilio de calle Colón al 1.700 fue allanado por policía que se encontró con la escena de las manchas de sangre y el gran desorden que quedó en el lugar como si allí se hubiera producido alguna pelea.

Hay dos hipótesis. Una de ellas es que los heridos ingresaron con intenciones de robo a esa vivienda de Colón al 1.700 y se produjo un enfrentamiento. Cuando ambos jóvenes huyen en la moto son perseguidos y se enfrentan a balazos con los perseguidores hasta que caen heridos del bi rodado y allí son nuevamente agredidos a mazazos que provocaron las graves heridas en el cráneo a Quiroga. Producto de la balacera también queda herido en una pierna uno de los perseguidores.

La otra teoría es que todo el grupo estuvo en la casa durante toda la noche hasta la mañana, se pelearon por alguna razón y se produjo el desenlace con el intercambio de disparos y los mazazos.
L. tendría alrededor de 5 balazos: dos en las piernas, uno en el brazo y otros dos en la zona abdominal. Es el menor de José y Javier, otros dos hermanos que murieron bajo disparos de arma de fuego, uno de ellos a pocas cuadras de este suceso. La última información es que habría despertado pero se evalúa su traslado a Neuquén capital a raíz de la gravedad de las lesiones en la zona craneana.

Quiroga, en tanto, presenta un orificio en la cabeza que no está definido si es de una bala (no hallan el proyectil) o de un elemento cortopunzante. Y además, tiene las heridas compatibles con los golpes de una maza que los recibió en la zona de la nuca y le produjeron graves heridas en el cráneo. Ambos fueron hallados inconscientes y tendidos en el suelo en plena calle en grave de estado de salud.

El tercer herido tiene al menos un balazo en una rodilla.