El descubrimiento del petróleo en Plaza Huincul fue un motor dinámico tanto para Neuquén como para Río Negro. En 1.957 desde la administración Huincul se abrió el yacimiento Catriel que hasta ese momento era una colonia agrícola.