El cordobés, líder desde la primera etapa, se coronó por primera vez en está divisional tras imponerse en la última especial. El podio lo completaron otros dos argentinos: Jeremías González Ferioli y Gustavo Gallego.

El Dakar 2019 coronó a su primer campeón: Nicolás Cavigliasso. El cordobés, a bordo de un Yamaha YFM 700R atendido por el equipo Drag'on Rally Team, redondeo una actuación perfecta en lo que era su participación, liderando la prueba desde el primer y hasta el último día. Hasta se dio el gusto de imponerse en la última especial, de 112 kilómetros, disputada entre Pisco y Lima

En total, el oriundo de General Cabrera sumó nueve éxitos de etapa y en la única que no pudo vencer, la tercera, quedó segundo, demostrando tener un ritmo aplastante. Por eso no extrañó que terminase la carrera con una ventaja de casi dos horas sobre su más inmediato perseguidor.

El escolta de Cavigliasso fue el también cordobés Jeremías González Ferioli (Yamaha), quien sumó su quinto arribo al final de la competencia en su quinto Dakar. Pudo repetir lo hecho en 2015 cuando también fue segundo. Terminó a 1h55m37s.

El podio lo completó otro argentino: Gustavo Gallego (Yamaha). El bahiense se mantuvo siempre dentro del pelotón de punta y quedó a 2h11m48s del vencedor. Manuel Andújar (Yamaha; 5º), Julio Estanguet (Can-Am; 8º), Carlos Verza (Yamaha, 9º) y Gastón Mattarucco (Yamaha, 13º) fueron los otros argentinos que llegaron al final.

La marca japonesa pudo celebrar finalmente su esperado triunfo dakariano, que se concretó con la Hilux que condujo el príncipe qatarí, quien sumó tercer logro. Nani Roma, con Mini, y Sebastien Loeb, con Peugeot, lo escoltaron en el clasificador general.

Se dió el esperado triunfo de Toyota en el Dakar, que le fue esquivo durante las temporadas anteriores y hoy con Nasser Al-Attiyah subirá al podio para recibir el "Touareg" dorado que se exhibirá sobre la Hilux.

El príncipe qatarí además anotó su nombre por tercera vez en la lista de ganadores del Dakar, tal como ocurrió antes en 2011 y 2015, entonces con Volkswagen y Mini, respectivamente, siendo tres marcas diferentes con las cuales se impuso en la difícil carrera.

Una vez concluido el Dakar 2018, Toyota Gazoo Racing puso su objetivo en esta edición que se disputó únicamente por territorio peruano para conseguir la ansiada victoria. Así, bajo la dirección deportiva de Glyn Hall fueron forjando su potencial y concretar el exitoso resultado.

Con tres etapas ganadas (Lima-Pisco; Arequipa Moquegua; Pisco-Pisco), Al-Attiyah fue administrando las diferencias sobre el Mini de Nani Roma y el Peugeot de Sebastien Loeb, quienes también consiguieron vencer en algunos tramos pero diferentes dificultades no les permitieron acortar la brecha con el qatarí.

Detrás de ellos se ubicaron el polaco Jakub Przygonski y Cyril Després, ambos con Mini, superando al checo Martin Prokop con el Ford 150 en el "top 5". Luego se clasificaron los Mini de Yazeed Al Rajhi y el chileno Boris Garafulic, quien fue el mejor sudamericano clasificado.

Por su parte, Carlos Sainz fue el ganador de la última etapa de este Dakar 2019, en una de sus participaciones más complicadas de las que afrontó, debiendo superar inconvenientes mecánicos que lo relegaron en la carrera durante la primera parte. De todas maneras, el español no se dio por vencido y le entregó la "posta" ganadora del año pasado a Al-Attiyah.

Contra todo pronóstico, el lesionado australiano Toby Price enfrentó el dolor en su muñeca derecha para construir paso a paso la victoria, 2ª personal en el Rally Dakar y 17ª de la marca KTM en forma consecutiva. Recién en la última jornada se alzó con el triunfo de Etapa, y el podio completo fue de la marca dominante.

Toby Price sufrió una caída hace un mes, en el último día del último entrenamiento de preparación al Rally Dakar 2019 junto al equipo de trabajo del KTM Factory Team. La rápida respuesta de la escuadra llevó al piloto australiano a dirigirse inmediatamente a Barcelona para someterse a una evaluación del especialista médico Xavier Mir, quien operó al rider por la rotura del escafoides. Ésta acción del equipo comandado deportivamente por Jordi Viladoms fue clave para la participación del piloto en la carrera.

Con la imagen de un piloto disminuido físicamente, Price hizo un trabajo basado en regularidad, aunque sin dejar escapar a los cambiantes líderes que tuvo la categoría: Joan Barreda (Honda), Pablo Quintanilla (Husqvarna) y Ricky Brabec (Honda).

Recién a dos jornadas del final el sureño accedió a la mejor colocación, con una estrategia que le permitió -sin ganar ninguna etapa- llegar al mejor lugar en el momento clave. A partir de allí, el orden de largada de los últimos días le permitiría defender lo hecho y soñar con algo impensado.

UNA DEFINICIÓN DE ENSUEÑO:
Largó la 10ª Etapa con la amenaza del veloz Pablo Quintanilla a solo 1m02s, enmarcados en una definición en los siguientes históricos 112 kilómetros. Pero, a poco de iniciado el tramo contra reloj, el chileno dejó en las dunas de Pisco todas las opciones en una dura caída.

Price fue el primero en pasar por el sector, con sentimientos encontrados: "Me detuve a ver que estaba OK, por supuesto uno nunca quiere ver eso", aclaró el australiano, que desde ese momento sabía que tenía margen para controlar la Etapa y alcanzar el triunfo, ahora por encima de Matthias Walkner, también de KTM. A pesar de ello, Price no dejó dudas y consiguió el mejor tiempo del día, siendo su único triunfo de Etapa, recién cuando todo estuvo definido.

Detrás de Price, entonces, se clasificó el austríaco Walkner. Y la sorpresa llegó minutos después de concluida la carrera cuando se confirmó que la penalidad de 1 hora impuesta a Sam Sunderland se le fue retirada tras un reclamo del equipo. Por tanto, el podio completo es de KTM, dejando en 4º lugar a Quintanilla y 5º a Andrew Short, ambos con la marca afín a la de los vencedores, Husqvarna.

Sus tres arribos en el Dakar, en cuatro participaciones, fueron en el podio. Toby Price fue el mejor debutante de 2015 siendo 3º (detrás de Marc Coma y Paulo Gonçalves), y al siguiente año tomó la posta de los históricos Coma y Cyril Despres, ganando la edición del año 2016.

Una dura caída en el Dakar 2017 le produjo una fractura de fémur en la cuarta jornada de competencia. En 2018 fue 3º detrás de Walkner y Kevin Benavides, y regresó a la victoria en la épica edición del año 2019.

El ruso Nikolaev sumó su quinto éxito dakariano en Camiones, cuarta como piloto, tras ser sexto en el último tramo cronometrado. El Iveco de los argentinos Federico Villagra, Ricardo Torlaschi y Adrián Yacopini concluyó cuarto en el clasificador general.

Eduard Nikolaev (Kamaz) se coronó por quinta vez, cuarta como piloto (había ganando en 2010 como navegante de Vladímir Chaguin), en el Dakar dentro de los Camiones con un tiempo total de 41h01m35s. El ruso, que fue líder de la prueba en nueve de los diez días, no se exigió en el último tramo cronometrado, de 112 kilómetros, que se realizó entre Pisco y Lima. Tal es así que fue sexto en la especial, a 8m22s del holandés Ton Van Genungten (Iveco), el ganador.

De esta manera, Nikolaev fue el único campeón en defender con éxito la corona obtenida el año pasado, y en el global superó a su compatriota Dmitry Sotnikov (Kamaz), el otro piloto que llegó a liderar la combinada, por casi media hora. El podio lo completó el holandés Gerard de Rooy (Iveco), ausente en la edición pasada, por más de una hora.

Por su parte, el cordobés Federico Villagra (Iveco), con los mendocinos Ricardo Torlaschi y Adrián Yacopini a su lado, concluyó 7º en la especial y 4º en la general, siendo un gran resultado después de algunos contratiempos que le impidieron luchar por la victoria ante los rusos.