Dieciochos brigadistas del Parque Nacional Lanin recibieron el telegrama de despidos e iniciaron un acampe en protesta por la decisión.

En setiembre pasado los empleados habían denunciado un ajuste presupuestario remarcando que se complicaba el esquema para afrontar incendios forestales, rescates y emergencias y se producía la paralización de la capacidad operativa en cada seccional de guardaparques.

También reclamaban por haber recibido un aumento salarial del 15% cuando la inflación superó el 45. En aquel momento ya se hablaba de la precaria situación laboral de los 18 contratados.