Varias enfermedades se pueden prevenir con vacunación, como la rubéola, el sarampión y la fiebre amarilla. Es conveniente sacar turnos médicos con suficiente antelación al viaje.

La imagen puede contener: una o varias personas

El ministerio de Salud recomienda a aquellas personas que han planificado viajar fuera de la Argentina tomar algunas precauciones vinculadas a la salud a fin de prevenir enfermedades.

En primer lugar, se aconseja realizar una consulta al médico de manera anticipada, para que de acuerdo con los antecedentes de salud personales y el destino, se brinde la indicación particular.

El programa de Inmunizaciones y Vigilancia de Enfermedades Inmunoprevenibles de la cartera sanitaria provincial brinda una especial recomendación en relación con dos enfermedades que se previenen con vacunas: sarampión y fiebre amarilla.

La Organización Panamericana de la Salud indicó que desde el inicio del año y hasta el 30 de noviembre se han confirmado 16.766 casos de sarampión, incluidas 86 defunciones, en 12 países de la Región de las Américas. Se destacan Brasil, donde se registraron 9.898 casos y 13 defunciones, y Venezuela, con 6.370 casos y 73 defunciones.


La fiebre amarilla no tiene tratamiento específico, pero puede prevenirse de manera eficaz mediante la vacuna.
La vacunación contra sarampión y rubéola es fundamental para reducir el riesgo de contraer y reintroducir estas enfermedades al país. La vacuna es obligatoria y debe ser aplicada a los niños al cumplir el año de vida, con un refuerzo al ingreso escolar, según el Calendario Nacional de Vacunación. Los niños desde los 13 meses hasta un día antes de los cinco años deben tener la dosis adicional de la reciente Campaña Nacional de Vacunación contra el Sarampión y la Rubéola.

En cuanto a la fiebre amarilla, las recomendaciones son dinámicas y se actualizan de acuerdo con la situación epidemiológica. Esta enfermedad viral que se transmite a través de la picadura de ciertas especies de mosquitos puede ser grave y provocar la muerte. Las personas de edad avanzada y los niños tienen mayor riesgo de presentar una enfermedad grave. La fiebre amarilla no tiene tratamiento específico, pero puede prevenirse de manera eficaz mediante la vacuna.

Solo algunos países requieren la vacuna para ingresar. Otra particularidad de esta vacuna es que no todas las personas pueden recibirla, por lo que es fundamental la consulta médica como mínimo cuatro semanas previas al viaje para que un profesional defina la indicación o no de vacunación contra la fiebre amarilla. En caso de corresponder, deberá recibirla al menos 15 días antes del viaje.

Se aconseja solicitar turno por lo menos dos meses antes, dado que hay mucha demanda y hay que planificar la aplicación de acuerdo con la fecha del viaje. La vacuna se aplica una sola vez en la vida.

Para ver establecimientos y horarios de atención en la provincia, visitar la página web de la subsecretaría de salud e ingresar en el apartado sobre fiebre amarilla (https://www.saludneuquen.gob.ar/145990-2/).