De esta forma, la entidad dio luz verde para reservar fondos para créditos de infraestructura que se prevé serán destinados a la urbanización en el "Barrio 31" y demás programas de apoyo.

El directorio del Grupo Banco Mundial respaldó el nuevo "Marco de alianza" (CPF, por su sigla en inglés) con Argentina hasta el 2022, con proyectos de infraestructura que totalizan un monto estimado de US$ 6.000 millones, entre los destinados al sector público y privado.

Entre los más destacados, se prevé el acompañamiento de la urbanización en el Barrio 31, la provisión de agua y cloacas "a millones de argentinos" en todo el país, incluyendo la cuenca Matanza Riachuelo, y el apoyo al programa de energías renovables Renovar.

Tras la reunión de directorio que tuvo lugar en Washington, la entidad envió un comunicado donde precisó que "la nueva alianza para el período 2019-2022 estima un financiamiento de unos US$ 1.000 millones anuales para el sector público y de unos US$ 500 millones anuales para el sector privado".