El EPAS informó que hubo rotura de cañerías en varios puntos de la ciudad a raíz de los trabajos que realiza la municipalidad de la ciudad de Neuquén.

La imagen puede contener: océano, exterior, agua y naturaleza

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) denunció que, en lo que va de la semana, varias empresas obstruyeron y rompieron cañerías de agua y cloacas en diversos puntos de la ciudad, sin dar aviso al organismo y ocasionando serios inconvenientes para los usuarios.

En el día de ayer, una empresa rompió un caño de 110 milímetros en calles Tegucigalpa y ruta 22. El EPAS lleva adelante las reparaciones sin afectar el servicio de agua potable de los vecinos.

La empresa, contratada por la municipalidad de Neuquén para realizar las obras del Metrobus, rompió una cañería de agua en el cuadrante comprendido entre Antártida Argentina, Avenida del Trabajador, Monzón y Colón, retirándose del lugar a última hora de la tarde y sin dar aviso al Ente provincial.

Asimismo, desde el EPAS agregaron que los desbordes registrados durante el lunes de esta semana se produjeron debido a que la misma empresa tapó con hormigón las conexiones a la red de los vecinos comprendidos en el tramo de Avenida del Trabajador entre Collón Cura y Combate de San Lorenzo, lo que dificulta notablemente el acceso a las cañerías para realizar cualquier trabajo o reparación.

En cuanto a los inconvenientes que experimentaron los usuarios de la zona mencionada, el EPAS aclaró que la firma contratista ha dejado inaccesibles muchas conexiones regulares y también mangueras y cañerías de sectores aún no regularizados, como por ejemplo, Toma Pacífica.

Cabe aclarar que el EPAS brindó información a la contratista en 2017 sobre las interferencias que pudieran existir en la traza de las calles involucradas en el proyecto municipal, junto a todas las consideraciones de rigor para evitar estos inconvenientes. Sin embargo, desde el comienzo de los trabajos, se produjeron innumerables problemas que fueron reflejados en el taponamiento de bocas de registro del sistema cloacal y la rotura de cañerías, tanto de cloacas como de distribución de agua.

Como informó en diciembre pasado el Ente provincial, desde la primera rotura registrada el 19 de agosto de 2017, se contabilizaron más de 70 caños rotos u obstruidos provocado por las obras del Metrobus.