La delegación debió descender inesperadamente en la capital colombiana, procedente de Cali, debido a que el Aeropuerto de Ibagué, sede de su encuentro por Copa Libertadores ante Deportes Tolima, volvió a cerrarse por factores climáticos.

El equipo xeneize emprendió pasadas las 22.00 de Buenos Aires (20.00 hora local), pese a los contratiempos del clima, un vuelo de línea (HK-4954) para trasladarse desde Cali, primera escala en Colombia hacia el Aeropuerto Perales, de Ibagué.

Sin embargo, la estación aérea permanecía inoperable por neblina, razón por la cual hubo un desvío imprevisto hacia la capital, donde el plantel descansará y pasará la noche.

Para mañana, la dirigencia boquense evaluará el cuadro de situación: si se habilita el Aeropuerto Perales, el equipo de Gustavo Alfaro viajará en avión. Si ocurre lo contrario, el traslado será vía terrestre.

Boca Juniors (7 puntos) se medirá el miércoles con Deportes Tolima (4), a partir de las 21.30 de Argentina (19.30 de Colombia), en partido correspondiente a la quinta fecha del grupo G de la máxima competencia continental.