El ex mandatario peruano murió hoy luego de pegarse un tiro en la cabeza cuando iba a ser detenido por acusaciones de corrupción.

El ex presidente peruano Alan García se hallaba en estado "muy grave" tras pegarse hoy un tiro en la cabeza en su domicilio de Lima cuando iba a ser detenido en medio de acusaciones de haber recibido sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

García, de 69 años, fue ingresado en el Hospital Casimiro Ulloa, de Lima, a las 6:45 de la mañana con una herida de bala en la cabeza y luego comenzó a ser sometido a una intervención quirúrgica a las 7:10, informó el Ministerio de Salud en un comunicado.