La imagen puede contener: una persona, textoPor: Mg Pipo Rossi

El 20 de Marzo de 1861, durante la Presidencia de la Confederación Argentina del Doctor Don Santiago Derqui y la Gobernación de Entre Ríos del General Don Justo José de Urquiza, la ciudad de Mendoza fue destruida por un terremoto, “suceso que impresionó hondamente al espíritu público del país”. Este fenómeno habría sido previsto por el sabio francés Don Augusto Bravard, radicado en Paraná donde desempeñaba las funciones de Director del Museo Nacional. Con el propósito de observarlo “se trasladó a Mendoza, resultando muerto víctima de la catástrofe”.

Posteriormente, en conocimiento del doloroso suceso, el Gobernador de Entre Ríos, General Don Urquiza, dictó un Decreto, el 2 de Abril de 1861, diciendo que: "La acción pública como la individual deben mostrarse en estas circunstancias con todo el celo que es capaz de inspirar el patriotismo, la religión y un sentimiento de hermandad". Declaró abierta una suscripción voluntaria en toda la Provincia en favor de la ciudad de Mendoza. Además, en aquel contexto, dispuso que los Jefes de Policía instruyeran a todos los habitantes, invitándolos a suscribirse. También que los Curas Párrocos emplearan su influencia "en un acto en que se interesan los sentimientos religiosos", etc.

Por su parte, en aquel momento, la Legislatura Entrerriana autorizó la contribución de “12 mil pesos” para ayudar a los afectados.

Finalmente, el 8 de Abril, se firmó un nuevo Decreto designando una “Comisión Vecinal” para que, empleando toda su influencia, recolectara los fondos que espontáneamente se dieren para socorrer a las víctimas.