Por pedido del fiscal del caso Gastón Liotard, un Tribunal de Impugnación (T.I) revocó una sentencia que absolvió a un efectivo de la policía provincial que había sido acusado por el delito de robo doblemente agravado y falsa denuncia, y ordenó que se realice un nuevo juicio para juzgarlo.

La imagen puede contener: una persona, sentada

La decisión del T.I fue unánime y de este modo avaló la solicitud del representante del Ministerio Público Fiscal. Ahora, la Oficina Judicial deberá fijar la fecha para la realización del nuevo juicio en contra de Remigio Jonathan Maturano, quien en diciembre pasado había sido absuelto por los jueces Diego Chevarría Ruíz, Mario Tomassi y Laura Barbé. El tribunal, deberá estar compuesto por otros jueces y juezas.

En la impugnación, Liotard sostuvo “la sentencia no aprecia y evalúa todo lo que se resaltó en el juicio”. Puntualizó que “pasó por alto muchos testimonios y segmentaron las declaraciones de víctimas y testigos”, y que “el tribunal debió mirar un poco más allá realizando una apreciación integral de la prueba”, ya que “en el debate la prueba que se materializó alcanzaba para una condena”.

El T.I avaló estos planteos. Los jueces Alejandro Cabral y Federico Sommer junto a la jueza Liliana Deiub, manifestaron en forma unánime que “la sentencia ha incurrido en una valoración de la prueba de manera sesgada e ilógica lo que implicó que se arribara a una decisión errónea; máxime cuando en este caso se puede advertir que existe una afectación al interés público por cuanto se jugaron delitos cometidos por un funcionario público en el ejercicio de su cargo, con la utilización de un arma de fuego provista por el Estado Provincial”.

La acusación contra el efectivo de la fuerza la impulsó el fiscal del caso. Al formularle cargos, sostuvo que incurrió en el delito de robo doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por ser miembro de la policía provincial y falsa denuncia (artículos 166, apartado 2, segundo párrafo y 167 bis del Código Penal, y 245). Todo en carácter de autor y en concurso real.

La imputación fue por dos hechos. El primero ocurrió el pasado 20 de abril de 2018. M., en ejercicio de sus funciones y en compañía de otro efectivo policial, recibieron un llamado anónimo para que fueran hacia villa El Puesterito en Cutral Co, por presuntas detonaciones de armas de fuego. Esto ocurrió alrededor de la 1.10 de la madrugada.

Allí, M. ingresó a un predio donde estaban dos personas, que estaban sentados en la caja de una camioneta Ford F-100. Sacó su arma de fuego reglamentaria, los encandiló con una linterna, les apuntó con el arma y los redujo. Revisó la camioneta y se llevó un arma de fuego calibre 9 milímetros, marca Bersa Thunder, propiedad del dueño de la camioneta, quien era legítimo usuario. Luego se fueron a bordo del móvil policial.

A las 4.38 del mismo día, M. desde el celular del móvil policial llamó al 101 para denunciar falsamente que en el predio donde antes habían estado, existían detonaciones de arma de fuego. Así, se les pidió a los efectivos que conducían el móvil policial, que fueran a la zona e informan falsamente que dos personas se daban a la fuga por la zona aledaña mientras arrojaban un arma de fuego, cuando en realidad se despojaron del arma que antes había robado. Allí secuestra el arma sin testigo alguno y la transporta irregularmente hasta la Comisaría 14 de Cutral Co.

Como defensor del imputado, intervino el abogado César Omar Pérez.